riesgo

El uso terapéutico de la música puede favorecer y ayudar en el tratamiento de personas que, por diversas causas y factores, pueden estar en riesgo de exclusión social.

Así, numerosos aspectos importantes a trabajar para la promoción de estas personas se pueden impulsar desde un abordaje músico-terapéutico, como disciplina complementaria a otros tratamientos y terapias:

  • Desarrollar la autoestima.
  • Impulsar relaciones sociales sanas.
  • Adquirir comportamientos y actitudes sociales (puntualidad, cumplir compromisos adquiridos, respetar normas…).
  • Ocupar la cabeza en actividades y sensaciones positivas.
  • Comunicar de emociones y sentimientos.
  • Dotar de un entorno seguro y privado para expresar emociones.
  • Relacionarse con su cuerpo y su yo interior.
  • Mejorar la toma de decisiones y la iniciativa.
  • Mejorar el control de impulsos y la tolerancia a la frustración.
  • Orientación en la realidad.
  • Exposición a situaciones positivas que les lleven a momentos de bienestar.


Desde una metodología activa para dar protagonismo a la persona en su proceso, y desde un contexto no verbal para ayudar a expresar “sin palabras”.