La sonidoterapia se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración armónica contagia a otra disonante o no saludable.


Cada célula y órgano de nuestro cuerpo está vibrando. Cuando hay salud su frecuencia vibratoria está en armonía con el resto del cuerpo. Cuando esta frecuencia se altera se rompe esta armonía y surge el malestar y la enfermedad.

La Sonidoterapia usa el sonido y la vibración de diversos instrumentos (cuencos tibetanos, cuencos de cuarzo, gongs…) para equilibrar estas frecuencias no armónicas, ayudando a recuperar el equilibrio y la salud, o para prevenir desajustes futuros.

A nivel físico

  • Actuación terapéutica en los sistemas del cuerpo: respiratorio, circulatorio, muscular, óseo, inmune, endocrino… con la consiguiente mejora dela salud física.
  • Disminución del dolor.
  • Regeneración de células y neuronas.
  • Tratamiento en procesos de insomnio.

A nivel emocional

  • Hace aflorar emociones y pensamientos, liberando bloqueos emocionales.
  • Aporta paz interior y bienestar.
  • Tratamiento para la ansiedad y la depresión
  • Produce ondas alfa, favoreciendo estados de calma y relajación
  • Mejora la autoestima.

A nivel intelectual

  • Equilibrio de hemisferios cerebrales.
  • Mejora las conexiones neuronales.
  • Aporta claridad mental.
  • Ayuda a tomar mejores decisiones.
  • Mejora la concentración, la atención y la memoria.